INFORME DE RELACIONES CON LA ADMINISTRACIÓN DEL EJERCICIO 2001

Si algo debiésemos destacar del ejercicio que en breve se cumple es la expectativa y el reto que ha supuesto para esta Federación y sus miembros el inicio de la aplicación del II Plan Andaluz sobre Drogodependencias.

La aplicación práctica que determina el desarrollo del propio Plan ha llevado a la Federación, como entidad supraregional, a modificar sus propios criterios de relación con las federadas, así como a estructurarse de una forma más dinámica que dé cobertura a sus miembros.

La fluidez en el diálogo con el Comisionado y la consejería nos permitió entrever, a finales del 2000, la necesidad de plantear una división pro conceptos de las partidas a subvencionar.

Esta no era una tarea fácil y para ello se tuvieron que acordar puntos de partida necesarios: la oportunidad de acometer una seria reestructuración de los órganos de gobierno de la Federación, la revisión y unificación estatutaria de las asociaciones miembros, la revisión y adecuación de los sistemas de gestión internas, tanto de las asociaciones como de la propia federación, y ante tan compleja y prolija tarea, la dilación en el tiempo de la propia implantación presupuestaria dándonos como plazo obligado, por ambas partes, el presente ejercicio.

No obstante la expectativa estaba servida. El presente año ha sido como un ensayo encaminado a adaptar cada estrato de nuestro cuerpo social al futuro y ya próximo desarrollo: la federación como tal, asume las tareas mediante la financiación a ella otorgada, de garantizar las cobertura básicas de la red (mantenimiento, equipamiento, adquisición de locales, etc.) y la promoción de programas generales de formación y prevención para toda la Comunidad frente a los servicios centrales del Comisionado para las Drogodependencias. Las federadas asumen directamente los programas de prevención, integración social y apoyo al voluntariado de carácter local frente a sus Delegaciones provinciales.